domingo, 22 de septiembre de 2013

EN DETROIT TAMBIÉN CUECEN HABAS


Es impresionante amigos, los ricos también lloran. Si tienen ocasión visiten a la web http://detroiturbex.com/ . En ella podemos contemplar multitud de imágenes de la que fue una de las ciudades emblemáticas de la industria americana. Nada menos que la sede de las Big Three, el trío compuesto por General Motors, Chrysler y Ford. De las tres,  dos tuvieron que ser rescatadas. No aguantaron la competencia con los gigantes asiáticos de la industria del automóvil y acabaron por deslocalizar hacia los estados del sur y México. Resultado, la ciudad ha perdido casi un millón de habitantes. Espeluznante. Si visualizan ustedes las imágenes se sorprenderán: parece el escenario de The Walking Dead, solo que en lugar de zombies, por sus calles vagan multitud de ciudadanos de color que no han podido escapar. Inmensas escuelas abandonadas con los cristales rotos, iglesias cayéndose a pedazos, barrios residenciales invadidos por la vegetación y teatros abandonados deteriorándose por momentos. Muchas de las casas abandonadas arden: unos dicen que quemadas por los propios dueños, otros que por la acción de los drogadictos que se refugian en ellas en una ciudad donde en invierno se alcanzan los 20 bajo cero. Hay miles de perros que vagan por las ciudades en lo que se ha convertido no sólo en un problema de salud pública sino también de seguridad ante la proliferación de jaurías. No somos las únicas víctimas de la crisis. En el corazón de América, la recesión también hace estragos.


jueves, 5 de septiembre de 2013

"..UNOS LADRONES SIN PALANCAS, Y DE DÍA...."


Antes, los amigos de lo ajeno operaban con nocturnidad y alevosía, llevaban una gorra, antifaz, camiseta a rayas y usaban una palanca para reventar las cajas fuertes. En este país ocurren cosas muy raras. Todos sabemos que la codicia de ciertas entidades bancarias nos ha llevado a esta debacle. Hincharon el mercado, dieron préstamos a insolventes a los que luego no tuvieron empacho en embargar y cuando vieron que se arruinaban engañaron a miles de viejas vendiéndole “perpetuas”. Y por si todo esto fuera poco, sus directivos- muchos de ellos ahora encausados- cobraron cuantiosas primas por su “gestión” mientras que los políticos retiraban miles de millones a la Educación y Sanidad para rescatar dichas entidades. Ahora, estos bancos, que se quejan de no caer bien a la gente dan un paso más allá: cobrar por nada. Hace unos días recibí una llamadita. Tengo una cuenta que no uso en un banco. Resulta que dicen que tengo una deuda con ellos de 42 euros ¡por no usar una cuenta! Yo les dije que acudiría a pagar esa deuda pero que no había realizado operación alguna que justificara ese pago y que pondría la reclamación pertinente. A partir de ahí me han sometido a una campaña de llamadas a deshoras, hasta cinco diarias, en el más puro estilo Chicago, con unas telefonistas faltonas que me llaman moroso-nunca he comprado nada a plazos- y dicen que mi deuda ha aumentado a 46 euros en 10 días por los intereses. ¡Qué negociazo! ¿Y quién nos defiende a los ciudadanos de esta gente?