jueves, 29 de mayo de 2014

COMEN NIÑOS

Les aviso de antemano para que no les coja desprevenidos. Las terminales mediáticas del gobierno y las del PSOE se van a encargar de transmitir un mensaje claro: quieren que la población perciba que PODEMOS es una amenaza. El varapalo que se ha llevado ese partido llamado PP/PSOE ha sido de órdago y lo peor es que ellos saben que los ciudadanos se han dado cuenta de algo: no son intocables. Como el matón que siempre roba el bocadillo a los débiles siente miedo el día que alguien le hace sangrar la nariz por primera vez, el PP/PSOE está entrando en pánico. Los ciudadanos se han dado cuenta de que para hundir a ambos partidos sólo se necesita una cosa y es votar a otro. Así de simple y todos los chupópteros que nos han metido en la crisis y que nos han masacrado se van a su casa. Chimpún. ¿Parece mentira verdad? Pues eso es lo que hay. Ellos ya están trabajando a tope. Ojo, ayer escuché a un tertuliano conservador comparar a PODEMOS con la extrema derecha francesa- increíble- y ya he visto vídeos en redes sociales acusándoles de proetarras. Prepárense para la que viene, les tienen pánico. En jornadas venideras nos dirán que comen niños, que mataron a Cristo o que les molan las drogas. Dirán que el sistema se derrumba. Y no. El que se derrumba es SU sistema, sí, el de ellos, el del coche oficial y la teta del partido. Hay esperanza.

miércoles, 14 de mayo de 2014

YA NO CREO EN NADA


Mis allegados y, a qué no decirlo, mis allegadas, saben que no soporto a la gente mentirosa. Es que no puedo con ellos/as. Pero es que amigos, no queda nada en que creer. Ni el PSOE es de izquierdas, ni el PP liberal….el pelo de Pepe Bono es falso, han muerto las ideologías y creo que una tía con barba ha ganado Eurovisión-  la pobre Salomé está consternada-
Y por si todo esto fuera poco, si al ciudadano medio no nos queda un atisbo de esperanza, nada en que creer, viene la realidad y nos depara otro mazazo. Agárrense, Nicole Kidman, la bella actriz australiana, ni se llama Nicole ni nació en Australia. ¡Qué desastre! Sí, amigos, se llama Hokulani y nació en Hawai. La verdad, estoy hundido. ¿No le parecía suficientemente exótico? Coño. ¿Por qué miente tanto la gente? ¿Cómo pretende Rajoy que me crea que va a bajar los impuestos? Nada es lo que parece. Entendería lo de su burda mentira si se llamara Nemesia y hubiera nacido en Hoyocasero de Abajo, pero así… No puede uno creerse nada, ¿cuándo nos llegará el siguiente mazazo?  ¿Será Esperanza Aguirre una noble de ascendencia húngara llamada Astrid? ¿Puede que la ejecutiva del PSRM  sea en realidad un  comando extraterrestre? ¿Acabará desvelando Valcárcel que en realidad lo suyo es la canción melódica? Permanezco, por no decir otra cosa, acongojado. Puede que el carro no fuera de Manolo Escobar o que Zapatero pertenezca a MENSA, igual es Alberto Garre el doble de acción de Sean Connery y no lo sabemos. Ya no me gustas Nicole, falsa, más que falsa. No creo en nada ya.

martes, 6 de mayo de 2014

EL RELOJERO DE MAUTHAUSEN




Acaban de cumplirse  69 años de la liberación del campo de Mauthausen. O como lo llamaban los alemanes, “el campo de los españoles”, y no he podido evitar el recuerdo de un suceso que ya relaté en mi novela “El valle de las sombras”. El abuelo de un amigo mío penaba en aquel campo, muy enfermo ya. Sus compañeros sabían que apenas aguantaría unos días. Le ayudaban a bajar aquellas horribles escaleras de la cantera que tantas vidas cercenaron y procuraban que los guardianes no repararan en su estado. Por aquellos días visitó el campo Himmler, un desgraciado. Fue a mirar la hora en su reloj de bolsillo y no funcionaba. Alguien señaló a un preso y dijo: “Ése es relojero”. Himmler se dirigió al preso y le dijo que si arreglaba el reloj le daría una ración extra de comida pero que si fallaba le pegaría un tiro allí mismo. El otro, con un par, aceptó. Se jugó la vida y arregló el maldito reloj de aquel monstruo. Lo logró y ganó una ración de comida. Un tesoro. ¿Y saben lo que hizo con ella? Se la dio al abuelo de mi amigo. Un hombre que estaba sentenciado. Apenas unos días después el enfermo moría. Algunos testigos dicen que al meterlo en el horno aún se movía. El relojero de Mauthausen hizo algo extraordinario, tuvo más pelotas que todo aquellos nazis. Los dos amigos eran de Hellín y fueron unos valientes. Esto no se puede olvidar. Nunca. Y luego hay gente que niega el Holocausto.