domingo, 6 de diciembre de 2009

PERO, ¿QUÉ CRUCIFIJO?

Debe ser que yo soy tonto porque, no veo un solo crucifijo en los IES desde hace años y hay montado un pollo de los de órdago a la grande. A ver: comencé a trabajar en la enseñanza pública en el año 96. En aquel momento Franco ya llevaba fiambre algo más de 20 añitos y no quedaba un solo crucifijo en los institutos en que trabajé. He enseñado en algo así como 12 centros distintos y en NINGUNO, NINGUNO, NINGUNO de ellos he visto crucifijo alguno. Luego, ¿a qué viene esta polémica? La respuesta es muy sencilla: esta lacra que nos ha caído como presidente terminará de arrasarnos hasta los cimientos (volveré a recordar que subió al machito rozando el pleno empleo y con 0% de déficit y estamos casi en el 20% de paro y el 12% de deuda) y podrá ganarse la vida como polemista en los programas del corazón. Porque gobernar, gobernar, no gobierna. Gestionar, no gestiona. Pero oye, montar polémicas continuas que bipolaricen a la sociedad, que encabronen unos a otros y que recuerden ( a ser posible) las dos Españas de la guerra civil, eso sí que lo borda.

Y diremos ¿por qué lo hace?

Os contaré una historia: en mis tiempos de liberado sindical en CC.OO. yo era afiliado al PSOE. Recuerdo que muchos de mis compañeros de sindicato declaraban que nunca votarían a los socialistas porque les parecía un partido de derechas. Es más, decían no diferenciar a al PP del PSOE, para ellos eran el mismo perro con distinto collar. De pronto, ocurrió algo que hizo que esta gente, que habitualmente no votaba, fuera a las urnas a dar el triunfo a ZP. La guerra de Irak y el “No a la guerra”.

Desde entonces, ZP, consciente de que el voto que queda a la izquierda de su partido le dio el triunfo se dedica, periódicamente, a idear ocurrencias, leyes, disposiciones, a veces intenciones, que agraden a estos votantes de extrema izquierda para que le sigan votando. No piensa que con ello pierde el favor de las clases medias, le da igual. Esto es el asunto del crucifijo. El mismo día que salen los datos del paro de noviembre, ¡qué casualidad!, dos pavos rellenan a mano una hojita que meten en el registro del congreso y desde entonces, taaaaaa-chan, no se habla de otra cosa.

Los del PP como siempre: pardillos, pardillos. Le entran al trapo, le contestan, que no, que el crucifijo no se quita…….pero idiotas, ¿qué crucifijo? Hablad de enseñanza, de fracaso escolar, del paro, que Zp tenga que bajar a la arena del debate REAL. Pero no, son tontos, el otro agita un debate irreal y siempre se lo compran. Es absurdo entrar en la polémica del crucifijo porque no los van a quitar de la escuela pública y no los van a quitar PORQUE HACE 20 AÑOS QUE NO HAY.

Jesús, qué tropa.



9 comentarios:

Athena dijo...

Lleva usted toda la razón. Yo también he pasado por varios centros y no he visto ningún crucifijo. Posiblemente haya alguno en el aula de religión, pero es lo suyo. Por otra parte, trabajo en un instituto con bastante alumnado musulmán que participa activamente tanto en el concurso de villancicos como en el de caretas de Halloween.

Otra cosa: el absurdo de incluir en lo de los crucifijos a los centros privados y concertados. Pero vamos a ver: si yo llevo a mi hijo a un colegio regido por, digamos, las Carmelitas, ¿qué puedo esperar?. Ya sé yo dónde lo meto, ¿no? Pues nada, a este paso no tendremos vacaciones basadas en las festividades cristianas. Lo que podemos hacer, y que sirva de sugerencia a este gobierno, es lo que hicieron bajo el mando de Robespierre: meses de treinta días divididos en tres semanas de diez días. Así la gente no sabe cuándo es "el día del Señor" y Santas Pascuas, perdón, Laicas Pascuas o como se diga.

Eva dijo...

Siete centros llevo, nunca vi un crucifijo en ninguno. Este debate es una soberana estupidez, pero hay que mantenernos distraidos.
Un saludo.

Pedro de Paz dijo...

La jugada está clara, hermano Jero. Dentro de tres meses saldrán ladrando en los medios diciendo: "mirad lo que hemos conseguido. Ya no queda ningún crucifijo en los centros educativos" y la masa borreguera dirá "Oooooh!". ¿Que ya no los había desde antes de su boutade? ¡Qué importa! Pecata minuta.

Antonio Rentero dijo...

Que quiten los festivos de Reyes, San José, Jueves y Viernes Santo, la Virgen de Agosto, Todos los Santos y Navidad (y algún otro que se me escapa), y entonces empezamos a hablar de esa milonga de quitar crucifijos que ya no están.

Quitando esos días festivos relacionados con una religión que puede ofender a quienes no la practican acabamos de ganar 7 días de trabajo, de producción, de competitividad anual...

Jero, la pena es que muchos siguen embobados mirando al dedo del que señala a la Luna. A la cruz, en este caso.

Nelibri dijo...

Te doy la razón porque lo que dices es la pura verdad, se pongan como se pongan algunos.

antonio dijo...

Mas razón que un santo.
Si señor.

Rubén dijo...

Lo de quitar los crucifijos debe de ser una metáfora, para que no nos demos cuenta de quiénes nos están crucificando.

dcarlos dijo...

Pero es que ni hace veintitantos años cuando estabamos en el insti los habían....

excelente!

dcarlos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.