viernes, 30 de julio de 2010

QUE SON UNOS FACHAS

Hace mucho mucho tiempo que me enseñaron- y creo que me enseñaron bien- que la izquierda era algo bueno y que consistía, entre otras muchas cosas, en permitir, permitir y permitir y no en prohibir, prohibir, prohibir.

Me enseñaron que prohibir era cosa de tipos bajitos, con bigotillo, uniformes color caqui y botas altas. Pero no, estos indigentes intelectuales que se han hecho con el mando de aquello que antaño fue la izquierda no pueden disimular su complejo de inferioridad porque saben que son flojos, flojísimos. ¿Y cómo lo compensan? Pues de la misma manera que Franco o Hitler se recuperaban de ser monorquídicos: jodiendo a los demás.

Como estos tíos tienen una formación deficitaria, no saben idiomas, de economía “niputa” y todo se les va al garete, se dedican a otra cosa: a los fuegos fatuos, a vender humo, propaganda, naderías...que les permitan hacerse pasar por intelectuales, por tíos sesudos que luchan contra una derecha reaccionaria y cavernícola.

Por eso prohíben y prohíben y seguirán prohibiendo, porque en el fondo no son sino unos totalitarios, unos enanos mentales, con bigotillo facha mental y botas negras mentales, que necesitan autoafirmarse de alguna manera, disimular que en el fondo, son tan fachas, tan burgueses, se han hecho tan millonarios como el que más. Tienen clubes hípicos- je, je, dicen ser socialistas, rediós- y cazan en monterías haciéndose fotos con cientos y cientos de ciervos muertos. Sí, como el tío Paco aquél de nuestras pesadillas.

viernes, 23 de julio de 2010

CUMPLEAÑOS SIN PAYASO (¿O SÍ?)

Nadie celebra el aniversario del día EN que le amputaron una pierna o festeja la fecha señalada en que un trailer arrambló con su abuela. A nadie se le ocurre conmemorar aquella hermosa mañana en que te echaron del curro o la desgraciada tarde de marzo en que pillaste a tu mujer en la cama con tu mejor amigo y un negro -ups , un tío de color, sorry Aídos- que pasaba por allí y se sumó a la fiesta.

Pero no, a ellos se la trae floja. Ayer, con dos cojones, José Luis Rodríguez Zapatero, el peor presidente de la historia de este país, alias ZP, o como ahora le dicen, Mr Paro, celebró con una suerte de mitin mediático super fashion que "te cagas en las bragas" del nuevo milenio su advenimiento. ZP 10 se llamaba el evento. Como Maradona. 10 años de lacra, de hundimiento y de desastre. Un tío que ha ido dando bandazos, que si el "proceso", que si el "estatut"....."la he liao parda"....comenta cabizbajo en la soledad de su búnker.

Y es que no ha habido charco en que este tío no se haya metido. No cabe mayor torpeza. Pero nada, nada, celebremos el advenimiento.

Y digo advenimiento porque el “ fenómeno”, el tipo que cogió una economía por debajo del 9% de paro y, de momento, la ha dejado en más del 20%, ve su llegada al poder como un advenimiento. Tiene, ya lo sabemos, una visión adanista de la política -hay un A.Z. y un D.Z. en la historia- pero además se cree revestido de un cierto aire de líder mesiánico. Llegó de puta potra en aquel congreso de infausto recuerdo- perdóname Señor pero ojalá hubiera ganado Bono- y se coló en la Presidencia por aquel maldito atentado que la gente relacionó con aquel mayúsculo error de Aznar, la guerra de Irak. Desde entonces vamos cuesta abajo y si frenos. Y encima, los tíos lo celebran. No tienen complejos. ¿Cómo puede commemorarse algo así?

Bueno, sí, lo entiendo. En su puta vida soñaron llegar tan lejos. Otra izquierda, amigos, es posible. Porque tengo la certeza de que ni el PSOE ha podido caer más bajo, ni esta panda de tuercebotas llegar más alto. Sueño con el esperado día de la renovación, aunque eso será, desgraciadamente, tras el gran holocausto nuclear a que este tío aboca al partido.

Será el año 0. Año cero D.Z.