jueves, 1 de diciembre de 2011

CONTRARREVOLUCIÓN

El resultado electoral no ha deparado un aumento espectacular del PP en número de votos sino un desplome del PSOE. Nunca imaginé que el partido socialista pudiera bajar hasta 110 escaños. El PP tiene ¡76 tíos más en el congreso! Que se dice pronto. Ante una debacle como ésta procedía no una reforma, no una renovación, sino una auténtica revolución que supusiera la inmediata dimisión colectiva desde todos los cargos medios hacia arriba., la llegada de gente nueva y no sólo una renovación de caras sino también de ideas. Pero no. Me sopla un “pajarito” desde Madrid que el partido ya tenía reservado el Palacio de Congresos donde van a realizar el de febrero desde hace un par de meses. Todo está atado y bien atado para que no de tiempo a que se monten candidaturas nuevas, nuevas opciones. Rubalcaba ha dedicado su periplo nacional en la campaña ha ir dejando el asunto cerrado en las distintas federaciones. Aquí no se va nadie. Piensa seguir. Así que, por desgracia, en lugar de presenciar una revolución en el partido que saque de la orfandad a tantos y tantos votantes de centro izquierda, nos vamos a encontrar con el desesperante “más de lo mismo”. Una contrarrevolución. Si hace diez años me hubieran contado que el futuro del PSOE en el 2011 era Rubalcaba me hubiera partido de risa. Ahora, ya no me hace gracia. Otra izquierda, amigos, es posible.

1 comentario:

manu dijo...

! Ay¡ Jerónimo,... Que me tenéis hasta el gorro.
Ya está bien con que tengamos que soportar a tanto "artista" mas (tú) o menos (Amaral, Reverte, etc.) mediocre insultar a los políticos (que muchos vemos como honorables) en unos medios informativos que os dan eco solo porque sois "famosillos" y, en absoluto por la calidad de vuestras reflexiones sobra la sociedad y la política o la economía.
Muchos españoles ya estamos hartos de insultos y descalificaciones a políticos (que no las merecen) por parte de otros políticos, pero al fin y al cabo (¿que le vamos a hacer?) hemos tenido que aceptar que ellos entienden así su oficio.
Lo que yo no estoy dispuesto a tolerar callado es que a esta moda os sigáis apuntando grotescos personajes semipúblicos como tú. Ya está bien, ¿quien creéis que sois?
Criticad lo que os dé la gana, pero si se trata solo de insultar, espérate que te va a tocar a ti también, y a esas novelas que vendes como entretenidas y que no conocen de la buena literatura.
No das la talla, no la dan tus obras, no tienes derecho a hablar como hablaste en el suelto (era un panfleto zafio y ridículo, sin otro contenido que el insulto y la provocación) del otro día en La Verdad. Ni como escritor ni como ciudadano, ya estés vestido del más rancio conservadurismo o de un izquierdismo chulesco y de otro tiempo, yo no sé realmente de que vas, pero que al final ambos perfiles funcionáis con la misma estrategia. O ¿tal vez solo pretendes ir de infante terrible, siguiendo la estela de Reverte?, al fin y al cabo igual piensas que imitándolo puedes llegar a vender algún librito mas.. . no sé hasta dónde es capaz de llegar tu sesera.
Dedícate a escribir, vende esas novelas malas que haces mientras alguien te las compre y respeta a tus conciudadanos y a tus lectores y no nos des lecciones, no tienes conocimiento, ni sentido común, ni ideas para eso tío, y aburres, y cabreas.
Algún rato de verano he pasado (por aquello de que eras murciano, más que nada) con una u otra de tus muy mediocres novelas, pero eso no volverá a suceder. Jamás.
Cuídate, que puedes seguir perdiendo lectores, se puede vivir perfectamente sin tus obritas, chico. Para mí ya no eres un paisano, para mí eres un tipo que se atreve con lo que no puede y que se mete donde no debe y, como no sabe, la caga.
Chao.