martes, 15 de febrero de 2011

TRISTANTE BITES

Y DIGO YO....

A mí me parece muy bien el celo que la Fiscalía muestra en el caso Camps: grabaciones, seguimientos, la hostia tú..... bien, me parece bien. Al final nos encontramos con tres trajes que no puede justificar. Si ha trincao, me parce bien que vaya al maco, que dimita.
Pero.... en Andalucía, por ejemplo, el escándalo de las ERE ligado al PSOE supone ¡700 MILLONES DE PAVOS! en 39 amiguetes del partido a los que se ha jubilado en empresas en que ni trabajaron. Y la Fiscalía NO INTERVIENE!!!! El partido socialista ha bloqueado la creación de una comisión de investigación en el Parlamento Andaluz.
En el caso Faisán, la Fiscalía ha solicitado varias veces que se cierre el expediente, cuando sabemos que, desde altos cargos de la Interior se produjo un soplo a unos terroristas para que escaparan de una inminente detención.
¿Es esto democracia? ¿Es moral que un partido supuestamente de izquierda utilice a la Fiscalía a placer? ¿No tienen pelotas los fiscales? ¿No hacen alguna especie de juramento ético? Paice que no,
Otra izquierda, amigos, es posible

4 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Decía el gran Gerardo Landrove, insigne catedrático de Derecho Penal, que en España sólo se cumplen dos leyes, la de la gravedad y la del embudo.

Y tal.

Paco Gómez Escribano dijo...

Partitocracia, no democracia. Y muy listos, pero estúpidos.

Juan Almarza dijo...

Los politicos de profesión, salvo excepciones muy contadas, siempre mejoran de fortuna (aumentando sus bienes y posesiones, para entendernos mejor),unos con MUCHO MÁS descaro que otros; pero al final como decia Pio Baroja "La politica es un juego sucio de compadres".

ebenezer dijo...

Que la política es un juego sucio lo sabemos todos: decir que todos los políticos son iguales, es una sandez. Es cierto que todo el que falte a la ley es un delincuente, pero no es lo mismo aparcar en doble fila que violar a una niña.
Que en todos los partidos hay corrupción es cierto: pero ZP y su banda, en ese aspecto, superan ampliamente a todos, especialmente a la oposición.