lunes, 4 de abril de 2011

NO ME VOY PERO ME ESTO YENDO

Nada, nada, que lo bordan. La comunicación, digo. Hay que ser muuu listo- o tener la cara muy dura- para gestionar así una derrota, para rentabilizar los escombros en los que nos han sumido. "Ahora que no venga el PP a echarme la culpa de todo".- dijo el notas éste de la foto ayer en su mitin de Murcia. Pero coño, dije yo, ¿y a quién se la vamos a echar criatura? Que se haya ido sin irse, no le exculpa de ser el peor presidente de la historia ni evita que reparemos y reclamemos por su malísima gestión. Pero el tío, se pone de perfil, se aparta un poquitico y salen legiones y legiones de medios dispuestos a olvidar lo que nos ha hecho: a España y también al PSOE. Es curioso que estos tíos que decían que el concepto de nación era discutido y discutible, se las den ahora de patriotas. Comprobadlo amigos, mencionan a España en dos de cada tres frases. Y ojo con los sucesores: un tipo más malo que la quina-aunque el mejor político de largo que ejerce en España- que pasa de los 60 y que tiene una salud más que cuestionable; o bien, una nacionalista, la de todos somos Rubianes. ¿Os acordáis cuando Rubianes dijo que nos metiéramos a España en los cojones y que nos explotaran? A la pija ésta le faltó el tiempo para hacerse la foto con la camisetita. ¿Y ahora quiere presidir este país? No entiendo.
En suma, que en lugar de hacer lo que tienen que hacer, hacen lo que a ellos les interesa. Como si un farmaceútico te da un antihipertensivo para curarte un resfriado porque es el producto que más le sobra en stock.
Vamos, que lo que no es bueno para el PSOE, sí lo es para eso que ellos tanto quieren ahora, España.

1 comentario:

El Ekilibrio dijo...

Hola
Evidentemente la frase de Rubianes, descontextualizada, es terrible. No pretendo hacer exponer un alegato de defensa porque no es necesario. Simplemente fue un ataque a una de las dos Españas. Es cierto, Rubianes tenía un discurso que se nutría de las carreras delante de los grises.
Todos debemos dar un paso adelante y hacer un esfuerzo por entendernos ya que madre sólo hay una.