jueves, 18 de agosto de 2011

POCO LES PASA

Vivimos en un país donde se prohíben los toros y en cambio se permiten cosas como los bous al carrer. Y resulta que en estos días he vuelto a encontrarme con un asunto que no puedo comprender y que me hace pensar que hay gente que, en la escala evolutiva, quedó muy muy atrás.Este animal, hermoso, que ven ustedes en la foto es Ratón, un toro asesino. Es famoso porque ha matado ya a tres personas y ha herido y corneado a un sin número de incautos. Es un toro resabiado que otras comunidades autónomas no podría hacer de las suyas porque la normativa obliga a sacrificar a los animales tras el festejo. Pero en la comunidad Valenciana, no. Este 14 de agosto ha matado a un joven de 29 años en Játiva. Pero lo peor no es eso, es que los distintos ayuntamientos se dan de hostias por contratar a este animal porque si se sabe que está presente en los encierros ¡van más gente a los festejos!

En la web del Ayuntamiento de Canals se anunciaba este acto como «la última oportunidad para ver en acción a Ratón, conocido por su carácter sanguinario e inteligencia».

¿Es éste un país serio? ¿Qué opinión podemos tener de los alcaldes que se gastan hasta 15.000 euros para que este animal esté en las fiestas de su pueblo? ¿Qué opinión podemos tener del vulgo que asiste en masa cuando saben que este toro va a "actuar" por el morbo de que ha matado a 3 personas? ¿Y los que participan? ¿Por qué hay gente de la calle, supuestamente normal, que arriesga algo tan hermoso y único como la vida en una gilipollez como ésta? El dueño del toro lo iba a retirar, pero las continuas peticiones de ¡AYUNTAMIENTOS! ha provocado que este animal pueda seguir matando.

¿No debería esos alcaldes dedicarse a sacar a sus paisanos de la crisis? Que me exilio, fijo.

5 comentarios:

ebenezer dijo...

Vaya por delante una aclaración: personalmente, no me gusta la tauromaquia, o sea, las corridas de toros. Pero prohibirlas, me parece una estupidez más de un país de estupidos: porque lo cierto es que atrae a un importante sector turistico y mueve muchos millones de euros al año, y no está la cosa como para ir cerrando negocios y eliminando puestos de trabajo.
Si acaso hay que prohibir algo, es bestialidades como la que cometas y otras muchas que hay por ahí, propias de un país enfermo.
La prohibición de las corridas de toros en Cataluña está claro que se debe unicamente al odio por todo lo español (a las corridas se les denomina "Fiesta Española) y no a cualquier motivo humanitario. ¿Han prohíbido acaso esa animalada llamada "toros de foc", donde se le prende fuego a unas antorchas atadas a unos cuernos y el animal enloquece de miedo y dolor? Pero no les importa acabar con un importante negocio, porque sabe que siempre le van a sacar lo que pierdan al regimen socialista a cambio de apoyarlos.
A esta gente la echaba yo de España y le cerraba las fronteras, a ver que hacian.

Paco Gómez Escribano dijo...

No somos na...

Versátil 84 dijo...

Oye, cuando vayas a comprarte los billetes para el exilio, avísame

Alcalali dijo...

Buen razonamiento y la foto de Ratón magníficamente editada, saludos.

Kayenna dijo...

Está claro que con este toro pasa como con Kiko Pantoja, que le invitan a los sitios para llenar, aunque en el caso del segundo, el gasto sale de manos privadas, mientras que en el caso del torito bravo sale de las arcas municipales, pero ya sabemos que en este país lo que prima es el pan y circo y la crisis se va llenando como buenamente se puede.