domingo, 18 de abril de 2010

AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR


Cuando las cosas se hacen mal desde un principio, el desenlace no puede ser sino de una manera, fatal. Los miembros del TC (que llevan cuatro años para dictar una sentencia) están acojonaos. Hagan lo que hagan les van a dar más que a una estera. Si fallan a favor del Estatuto los curten en Madrid y si lo hacen en contra, donde les darán hasta en el cielo de la boca será en Barcelona. Como estos tipos son cobardes por naturaleza, optarán por una sentencia intermedia y entonces, les sobrevendrá una lluvia de hostias que no se le desea al peor enemigo.

Les está bien empleado. Sí. Por prestarse a formar parte de esa pantomima que es un tribunal diseñado por el poder político y no por la valía de los magistrados, por sus méritos o por una designación directa que emanara del conjunto de los jueces de este país.

Y en estas estamos cuando, estos días que he paseado por Barcelona, me encuentro con que la clase político-periodística catalana anda muy mosqueada con el PP porque varios de los miembros del Constitucional debían haber cesado en sus funciones hace ya dos años. Sí, es cierto, están más caducados que los yogures de Barragán. Con la actual aritmética parlamentaria el nuevo tribunal favorecería al grupo “progre”, y por tanto al Estatuto, pero el PP está bloqueando la renovación del “Tribunal” en una jugada que a mí no me parece demasiado limpia. Se han agarrado a aquello que dice la ley de que los miembros salientes dejarán su cargo cuando se incorporen los nuevos elegidos. Por eso siguen, y al PP le conviene el escenario. En esta situación se entiende que sean muchos los que no acepten la sentencia, sea la que fuere.

5 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Bueno, ambos partidos se han bloquedo mutua y sucesivamente, no creo que tenga más culpa uno que otro.

Básicamente desde que Guerra decidió que Montesquieu estaba mejor bien enterradito la Justicia que tenemos es desastrosa, y el famoso Cuarto Turno ni te cuento, hay cada Juez y Magistrado que si supieras de dónde y cómo han llegado saldrías despavorido.

En mi humilde opinión de alguien que pisó por primera vez la Facultad de Derecho en 1989 (aunque luego tampoco he llegado mucho más lejos, vamos, el despacho donde trabajo está enfrente jajaja) mientras los políticos tengan capacidad de elegir a los Jueces esto no tiene arreglo.

Los Jueces se tienen que elegir entre ellos, y mientras no lo hagan si ya hay poca separación entre el poder Legislativo y el Ejecutivo, el Judicial seguirá siendo un apéndice de quien se sienta en la Moncloa.

Por no hablar de los Fiscales, especialmente el Fiscal General del Gobierno, perdón, del Estado.

Y ya entrando en tecnicismos, grandísima parte de culpa de lo que pasa con el Estatut la tiene el hecho de que en 1984 el gobierno de Felipe González derogara el recurso previo de inconstitucionalidad, una norma que impedía que se aplicase una norma sobre la que existiesen controversias acerca de su constitucionalidad en tanto el Tribunal Constitucional no dictaminase sobre dicho precepto.

En la práctica el Estatut lleva vigente y aplicándose desde que se aprobó en el Parlament. Hay artículos que algunos piensan que son inconstitucionales. Si mañana o dentro de un año o de veinte (a este paso...) el TC declara tal o cual artículo inconstitucional ¿qué hacemos con todos los derechos adquiridos por la aplicación de tales artículos, que se derogarían?

Esto hace que en la práctica dé igual lo que decida o no el TC, llevamos cuatro años de aplicación de preceptos que mañana pueden ser inconstitucionales y no por sorpresa, sino que hace cuatro años que hay dudas sobre si deberían haberse aplicado. ¿Quién vuelve atrás ese río?

alitina dijo...

Por una parte me c... en Guerra. Por otra, si ya es el quinto borrador para llegar a una votación y no se consigue aprobar, está bastante claro que el TC no lo aprueba y deberían devolverlo, caiga quien caiga. Si el famoso Estatuto fuese constitucional no llevarían más de tres años y ocho meses tratando de decir que lo es. El problema es que Zejitas tontolaba dijo que él (¿él?, ¿quién es él para hacer tal?) aprobaría lo que viniese del Parlamento de Cataluña. Eso deja a todos pillados por los huevos (si los tienen, que parece que no).

Antonio Rentero dijo...

Alitina, si querer defender a Zapatero (que, evidentemente, no es lo que más me gusta hacer esta preciosa tarde primaveral), no veo tan disparate lo de aprobar algo que ya hubiera aprobado el Parlament.

Él es el Presidente del Gobierno, y mal que nos pese a algunos pues sí que tiene ciertas facultades para tomar decisiones graciosamente (que no quiere decir que sean divertidas, sino que dependen básicamente de su voluntad).

Lo que pasa es que el Parlament aprobó un texto que defendía unos intereses y la expresión de unos sentimientos que tienen difícil (por no decir imposible) encaje en el marco de la Constitución.

Y el problema es que se hizo un referendum al que fueron a votar cuatro gatos y que de esos cuatro resultó que tres estaban de acuerdo con dicho contenido.

Puede ser duro, pero resulta que la culpa del follón del Estatut, en el fondo, no la tiene Zapatero. Ni el Parlament.

La tiene la gran mayoría del pueblo catalán que se quedó en su casa ese día (abstención del CINCUENTA por ciento) y los que votaron en blanco (un 5%, que es bastante).

Vamos, que de más de 5 millones de censo electoral en realidad solo unos 180mil estaban de acuerdo...

En los votos de esos catalanes estaba el refrendo (de ahí lod e "referendum") de el espíritu de ese Estatut.

Si ese porcentaje de votos afirmativos (más del 70%) hubiera estado respaldado por un porcentaje similar de población... pues me temo que tendríamos que estar hablando en otros términos del Estatut, pq significaría que realmente hay una parte importante de Cataluña que no se encuentra cómoda perteneciendo a España como hasta ahora, y por mi no hay ningún problema si quieren ser nación, país independiente, estado libre asociado o mediopensionista, pero el problema es que lo que tenemos ahora es un lío organizado por políticos en defensa de intereses espúreos y jaleado por cuatro gatos con ganas de hacer ruido.

Y como algo hay que argumentar, pues nos acogemos a la por otra parte no en vano acertada postura crítica con un Tribunal Constitucional con miembros con el mandato vencido.

Eso sí, curiosamente protestamos pq nos olemos que la tostá no va a caer de nuestro lado, que si los votos a favor del Estatut fueran mayoría y se le ocurriera al PP decir que la sentencia está deslegitimada ya tardarían en saltar diciendo que el PP quiere acabar con las instituciones de esta sacrosanta democracia constitucional que nos hemos otorgado y a quien todos debemos respeto.

Y de paso pedimos carta blanca para Garzón, que pasaba por aquí, y con la Falange metida de por medio y todo. Y Berlanga retirado...

Jaleante dijo...

Lo cierto es que este hecho demuestra, nuevamente, que nuestra sociedad merece su fin tal y como la conocemos.
El 20% de independentistas que hay en cataluña (véase el resultado del referendum), sumado al afán de poder del resto de la clase política, hace que una comunidad autónoma sea capaz de poner contra las cuerdas al poder judicial de 45 millones de personas. Ole sus huevos.
Si tenían que haber cambiado los jueces, es algo que se tenía que haber hecho en su momento, no ahora que interesa para que entren los jueces progres y dictaminen a favor del estatuto catalán.

Antes de seguir con los interesantes ensayos que se leen en este fabuloso blog, creo que deberían dejarse claras cuáles son las premisas que se desean para nuestra sociedad, no que los políticos, a su antojo, la modifiquen por interés. Ahora independencia, ahora no. Ahora velo, ahora no, ahora aborto y bodas gays, ahora no. Estado laico pero musulmanes sí, toros no pero viva la fiesta....No entiendo nada, pero cada vez me gusta menos vivir en España.
Me han enseñado una serie de valores que ya no se llevan, van en desuso y, encima debo adquirir otros que no comparto y, en ocasiones, ni entiendo. Sigo sin entender a los nacionalistas si no es porque hay detrás un ánimo lucrativo. Me cuesta creer que a un perroflauta analfabeto de Mataró se le remuevan las carnes por tener que llevar un DNI que ponga España, porque cercena sus libertades y porque debe ser horroroso que puedan pensar que tenga algo que ver con un vil cartagenero, sevillano, segoviano o ponferradino.
La independencia es una película que sólo beneficia a los que la dirigen y los españoles que pecamos de liberales deberíamos pensar en cuándo estamos siendo liberales y cuándo estamos mirando a otro lado.

El estatuto saldrá adelante. cataluña será país y españa le pagará un dineral (no sé en qué concepto pero seguro que le soltaremos manteca)y si hay que hacer cincuenta referendum, cuarenta huelgas, manifestaciones, y renovar a todos los jueces cien veces, pues se hace.

Eso sí...20% de paro y en el vagón del fondo. Ole los cojones de ZP y de su calaña. Sí, sí, de ZP, que lleva 5 años de legislatura y va a seguir echándole la culpa de todo a Franco, y si no, a Aznar y a la guerra de Irak.

Antonio Rentero dijo...

Yo comparto parte de ese pesimismo, pero al mismo tiempo amo España, lo que incluye a Euskadi y Cataluña, por supuesto... mientras ellas quieran.

Pero es que si un día dejan de ser España pues no pasa nada, tb queda amor por aquello que formó parte de ti y para mi no es lo mismo Suecia que el Sahara, por mucho que con la primera estemos bajo la misma bandera de la UE.

Y Cuba lo mismo, dejando a un lado la cuestión política, Cuba, como otras ex-colonias que un día se independizaron, comparte identidad e historia con nosotros y hay un sentimiento de fraternidad que no debería perderse nunca, independientemente de quien gobierne aquí y allí.

Por eso digo que comparto en parte ese pesimismo, pq por mal que puedan ir las cosas y aunque terminemos todos peleados con todos siempre queda paisaje y paisanaje que merece la pena.